Los grandes templos y los grandes acontecimientos requieren una música de igual envergadura.